MENÚ

Rubéola: Vacuna

ENFERMEDAD

Última revisión: 20/Ene/2019

¿Qué es la vacuna de Rubéola?

La vacuna contra la rubéola contiene virus vivos atenuados del virus de la rubéola,
y previene contra esta enfermedad en niños y adultos, la enfermedad congénita y sus complicaciones.

¿Quién se la debe de aplicar?

Hombres y mujeres a partir de los 12 meses de edad.

Es de gran importancia vacunar a mujeres en edad fértil para prevenir la rubéola congénita.

¿Cómo se aplica la vacuna?

Se recomienda aplicar dos dosis. La primera se administra después de los 12 meses, la segunda dosis se sugiere aplicar a los seis años de edad.

Si no se aplicó las dos dosis de la vacuna o se desconoce, se recomienda aplicar nuevamente en adolescentes o adultos una dosis.

Una sola dosis de vacuna confiere un nivel de inmunidad a largo plazo superior al 95%, que es similar al que genera la infección natural.

Las vacunas contra la rubéola están disponibles en preparaciones monovalentes (vacuna dirigida sólo a un patógeno) o, más frecuentemente, en combinación con otras vacunas que contienen:

  • Doble viral: Sarampión y rubéola.
  • Triple viral: Sarampión, parotiditis y rubéola.
  • Tetra viral: Rubéola, sarampión, parotiditis y varicela.

¿Por qué se debe aplicar la vacuna?

La vacuna contra la rubéola se debe aplicar para prevenir las enfermedades en niños y en adultos, el síndrome de rubeola congénita, así como sus complicaciones como abortos, malformaciones congénitas, ceguera, sordera y otras.

¿Para qué se debe de aplicar la vacuna?

Para disminuir el número de casos, las hospitalizaciones y las complicaciones
producidas por la rubéola, incluidas las complicaciones en el embarazo.

¿Dónde se aplica la vacuna en México?

  • En centros de vacunación y con médicos privados.
  • En centros de salud y hospitales de instituciones públicas.
    • Se aplica de forma gratuita a los niños de 1 y 6 años de edad la vacuna triple viral.
    • Centros de vacunación públicos.

¿La vacuna es segura y eficaz?

Existen gran cantidad de estudios donde se reporta la seguridad de esta vacuna.

El número de países que utilizan vacunas antirrubéolicas en sus programas nacionales sigue aumentando continuamente. Hasta diciembre de 2016, 152 de 194 países habían introducido la vacuna antirrubeólica, aunque la cobertura nacional oscila entre el 13% y el 99%. Los casos de rubéola notificados han disminuido en un 97% de 670,894 en 102 países en 2000 a 22,362 en 165 países en 2016. Las mayores tasas de síndrome de rubéola congénita se registran en las Regiones de África y Asia Sudoriental, que son las que tienen menor cobertura vacunal.

En ensayos clínicos, el 95% o más de los vacunados de 12 meses o más desarrollaron evidencia serológica de inmunidad a la rubéola después de una sola dosis. Más del 90% de las personas vacunadas tienen protección contra la rubéola clínica y la viremia durante al menos 15 años. Los estudios de seguimiento indican que una dosis de vacuna confiere protección a largo plazo, probablemente de por vida. Las tasas de seroconversión son similares para la vacuna antirrubeólica de un solo antígeno, la vacuna triple viral y la vacuna tetra viral.

¿Qué marcas de vacunas hay en México?

Vacunas combinadas:

  • Sarampión y rubéola: Rudi-Rouvax ®
  • Sarampión, rubéola y parotiditis: M-M-R II ®, Priorix ®, Trimovax Merieux ®, Morupar ®
  • Sarampión, rubéola, parotiditis y varicela: Priorix Tetra ®

Bibliografía

  • Wakefield AJ, Murch SH, Anthony A, y cols. Ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet. 1998;351:637-641.
  • Murch SH, Anthony A, Casson DH, y cols. Retraction of an interpretation. Lancet. 2004;363:750.
  • Retraction—ileal-lymphoid-nodular hyperplasia, non-specific colitis, and pervasive developmental disorder in children. Lancet. 2010;375:445.
  • Flaherty DK. The vaccine-autism connection: a public health crisis caused by unethical medical practices and fraudulent science. Ann Pharmacother. 2011;45:1302-1304.
  • Gerber JS, Offit PA. Vaccines and autism: a tale of shifting hypotheses. Clin Infect Dis. 2009;48:456-461.