Vacunación Facebook Vacunación Twitter Vacunación Instagram

BLOG DE VACUNOLOGÍA

¿Por qué nos debemos seguir vacunando?

Vacunación Noticias ¿Por qué nos debemos seguir vacunando?

A continuación te explicamos la importancia de vacunarse a cualquier edad y cuáles son las vacunas que se deben poner de acuerdo a grupos de edad y situaciones especiales.

 

Las vacunas previenen enfermedades infecciosas como la varicela, el sarampión, la hepatitis A y B, tétanos, tos ferina, difteria, rubéola, paperas o parotiditis, influenza, entre otras. Las vacunas contienen los mismos microorganismos (virus o bacterias) que causan enfermedades. (Por ejemplo, la vacuna contra el sarampión contiene el virus del sarampión atenuado y la vacuna tos ferina contiene la bacteria) pero han muerto o inactivado, se han debilitado hasta el punto de que no causan la enfermedad o algunas contienen solo una parte del microorganismo causante de la enfermedad.

 

Una vacuna estimula el sistema inmunológico para producir anticuerpos y defensas, exactamente como lo haría si se estuviera expuesto a la enfermedad, pero después de vacunarse, se desarrolla inmunidad a esa enfermedad, sin tener que contraer la enfermedad ni los riesgos de complicarse, quedar con secuela o morir por la enfermedad1.

 

Esto es lo que hace que las vacunas sean una herramienta tan poderosa, que, a diferencia de los medicamentos que tratan o curan enfermedades, las vacunas las previenen1.

 

Las vacunas, nos han demostrado que sirven, y no son solo para los niños, si no que se aplican durante toda la vida. Hay varias razones por las que los bebés, los adolescentes, los adultos y los adultos mayores se debe de seguir vacunando, las cuales son4:

 

  1. Varias dosis para generar protección. Algunas vacunas, principalmente las inactivadas, la primera dosis no proporciona tanta inmunidad cómo es posible. Por lo tanto, se necesita más de una dosis para desarrollar una inmunidad más completa. La vacuna que protege contra las bacterias difteria, tos ferina, tétano (DPaT) y Haemophilus influenzae tipo B (Hib), o la vacuna triple viral (sarampión rubéola y parotiditis) son un buen ejemplo.
  2. Dosis de refuerzo para mantener la protección. Algunas vacunas, después de un tiempo, la inmunidad comienza a desaparecer. En ese momento, se necesita una dosis de "refuerzo" para recuperar los niveles de inmunidad y estar protegido. Esta dosis de refuerzo generalmente ocurre varios años después de que se administra la serie inicial de dosis de la vacuna. Por ejemplo, en el caso de la vacuna DPaT, que protege contra la difteria, el tétanos y la tos ferina, la serie inicial de cuatro inyecciones que reciben los niños como parte de sus vacunas infantiles ayuda a desarrollar la inmunidad. Pero se necesita una dosis de refuerzo entre los 4 y los 6 años de edad. Después de estas 5 dosis se recomienda una dosis de refuerzo entre los 11 y 12 años y después cada 10 años durante toda la vida, y a las embarazadas en cada embarazo. La vacuna de refuerzo para estas enfermedades que se aplica en adolescentes, adultos y embarazadas se llama dpaT.
  3. Dosis anual por cambio de los virus. En el caso de las vacunas contra la influenza, los adultos y los niños (de 6 meses en adelante) deben recibir una dosis cada año. Entonces, se necesita una vacuna anual contra la influenza porque los virus de la influenza que causan la enfermedad pueden ser diferentes de una temporada a otra. Todos los años, las vacunas contra la influenza se elaboran para proteger contra los virus que, según las investigaciones, serán los más comunes. Además, la inmunidad que se obtiene de la vacuna contra la influenza desaparece con el tiempo. Recibir una vacuna contra la influenza todos los años ayuda a mantenerse protegido incluso si los virus de la vacuna no cambian de una temporada a la siguiente.
  4. Vacunas que se aplican en diferentes edades. Hay vacunas que no se aplican en la infancia, como son la vacuna de virus de papiloma humano o la vacuna de herpes zoster, estas vacunas se aplican en la adolescencia o a los adultos mayores respectivamente, por eso es recomendable estar al pendiente de los esquemas de vacunación ideales de cada grupo de edad y cumplirlos para estar lo más protegidos posibles contra enfermedades infecciosas.
  5. Vacunas o dosis que no se aplicaron. Vacunas que no se aplicaron en la edad recomendada por diferentes causas como:

No se sabía de la existencia de la vacuna como por ejemplo las vacunas de varicela, hepatitis A ó meningococo.

No había existencia o había desabasto cuando se cumplió la edad de aplicación por ejemplo vacunas de sarampión, paperas o neumococo.

No existían esas vacunas antes o no se aplicaban en México, como es el caso de hepatitis A y B, neumococo, varicela, meningococo, parotiditis, virus del papiloma humano entre otros.

 

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vacunación en adultos es fundamental para un envejecimiento saludable ya que les permite seguir siendo  miembros saludables y funcionales de la sociedad2, pero se ha reportado que las  tasas de vacunación para adultos permanecen relativamente bajas, en comparación con la de los niños, lo que se refleja en que hoy en día más adultos mayores de 65 años que niños  fallecen debido a enfermedades prevenibles con vacunas3.

 

Algunas personas creen que la inmunidad adquirida naturalmente, la inmunidad de tener la enfermedad en sí, es mejor que la inmunidad proporcionada por las vacunas. Sin embargo, las infecciones naturales pueden causar complicaciones graves y ser mortales. Esto es cierto incluso para enfermedades que muchas personas consideran leves, como la varicela.

 

Incluso con los avances en el cuidado de la salud, las enfermedades que previenen las vacunas pueden seguir siendo muy graves, y la vacunación es la mejor manera y más segura de prevenirlas.

 

Vacunarse es un trabajo de por vida que protege la vida.

 

¿Te gustaría conocer cuál es el esquema de vacunación ideal de la Asociación Mexicana de Vacunología? Al tener esta información podremos cuidarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos. Este esquema ideal lo puedes consultar en nuestro eBook. ¡Descárgalo sin costo alguno aquí abajo!

"Conoce los centros de vacunación en proceso de ser avalados por la AMV"

 

Bibliografía

  1. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/vpd/vpd-vac-basics.html
  2. World Health Organization. Policy. http://www.euro.who.int/en/health-topics/Life-stages/healthy-ageing/policy
  3. Adult Vaccination: A public-health priority https://www.ifa-fiv.org/wp-content/uploads/2017/11/Final-report-Adult-Vaccination-A-Public-Health-Expert-Meeting.pdf. 
  4. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/hcp/conversations/downloads/vacsafe-understand-color-office.pdf